ALIMENTACIÓN DE CERDAS HIPERPROLÍFICAS EN LACTACIÓN


AlimentaciónEspañolPartoTamaño de la camada

Escrito por Thomas Sønderby Bruun, Senior Specialist, SEGES-Danish Pig Research Centre, thsb@seges.dk

Resumen

La estrategia de alimentación correcta para la cerda en lactación se debate con frecuencia; el objetivo de este artículo es describir los resultados de las investigaciones más recientes y cómo deben usarse para respaldar la capacidad de lactación, la ganancia media diaria (GMD) de la camada y el siguiente ciclo reproductivo. Una medición de la grasa dorsal de 16 – 19 mm al parto es, además, un requisito para tener un parto de éxito y una alta producción de leche.

Las investigaciones más recientes muestran que la mortalidad predestete es baja y que las cerdas con 14 lechones medianos-grandes pueden destetar 13.5 – 13.6 lechones por camada. La curva de alimentación en la lactación temprana no se puede utilizar para aumentar la GMD de la camada, pero puede controlar eficientemente la pérdida de peso de las cerdas con un alto grado de movilización. Con un tamaño de camada de 14 lechones, la GMD de la camada puede ser de hasta 3.2 kg/día. Además, se ha demostrado que la GMD es independiente del nivel de alimentación en el pico de la lactación, mientras que el tamaño de camada sí tiene un impacto importante en la GMD de la camada.

Como pauta, el hecho de administrar unos 3.4 kg de pienso al día desde que entran en la sala de partos hasta el parto puede disminuir la duración del mismo. Posteriormente, la ración debe aumentar gradualmente a 5.5 – 6.5 kg/día alrededor del día 6 – 7 y debe alcanzarse el pico máximo (8.8 – 9.8 kg/día) alrededor del día 14 – 15. La curva de alimentación debe ajustarse individualmente y a diario, y los comederos deben vaciarse cada día para asegurarse de que las cerdas tengan acceso a agua limpia.

Palabras clave: pérdida de grasa dorsal, curva de alimentación, lactación, GMD de la camada, capacidad de lactación, tamaño de camada, intervalo destete-celo, pérdida de peso.

Introducción

La investigación ha demostrado que una movilización excesiva de nutrientes durante el período de lactación puede tener efectos perjudiciales en el siguiente ciclo de las cerdas en cuanto al tamaño de camada y el intervalo entre el destete y el celo [1,2]. Además, las cerdas con una alta movilización durante la lactación necesitan más atención durante la siguiente gestación para restablecer su condición corporal, y esto puede ser complicado en ciertos sistemas de producción con cerdas sueltas. En estudios recientes llevados a cabo en el SEGES-Danish Pig Research Center, se ha centrado la atención en la alimentación en lactación de la Híbrida DanBred. El objetivo de este artículo es describir brevemente los últimos resultados de las investigaciones y cómo deben utilizarse para respaldar la capacidad de lactación, la GMD de la camada y el siguiente ciclo reproductivo.

Resultados de las investigaciones y recomendaciones

A lo largo de los últimos años, en Dinamarca se han realizado varios estudios para comprender mejor el impacto del racionamiento de alimento y los requisitos en la productividad de la cerda y la camada. A continuación se presentan dos pruebas realizadas recientemente, enfocándose en las curvas de alimentación y el tamaño de camada.

La pérdida de la condición corporal debe controlarse durante la lactación temprana

El racionamiento de alimento durante la lactación afecta a la condición corporal de las cerdas. En una prueba realizada por el SEGES-Danish Pig Research Center en 2018 – 2019 en dos lotes de unas 100 cerdas cada uno, se estudiaron los efectos de aumentar la cantidad de alimento durante las dos primeras semanas de lactación [3]. Como se muestra en la Figura 1, ni el número de lechones destetados por camada ni la GMD de las camadas se vieron afectados por la ración de alimento durante las dos primeras semanas de lactación. En uno de los lotes, con un manejo excelente, la movilización en las cerdas fue muy baja, ya que perdieron solo 4.3 – 4.6 kg durante los 24 días de lactación, y con una ración adicional de 8.3 – 8.7 kg de pienso durante 14 días, el único efecto fue una menor movilización de la grasa dorsal. En el otro lote, se redujo la pérdida de peso de la cerda en 5.3 kg (32 %) durante los 24 días de lactación al permitir que las cerdas consumieran una media de 9.3 kg extra de pienso. En este lote, la movilización de la grasa dorsal no se vio afectada y, por lo tanto, la movilización fue principalmente una pérdida de masa muscular. En ambos lotes, la media de la pérdida de peso fue inferior al 7 % del peso corporal de la cerda, por lo que no se esperan efectos en el siguiente ciclo de reproducción. El estudio concluyó que la alimentación por encima de la curva recomendada solo es relevante en cerdas que pierden más de 10 – 15 kg durante la lactación. Además, cabe esperar que un kilogramo adicional de pienso de lactación pueda reducir la pérdida de peso corporal en aproximadamente 0.5 kg [3].

Figura 1: Efecto de aumentar la cantidad de alimento con un total de 8.3 – 8.7 kg de ración extra durante las dos primeras semanas de lactación en el lote A (rojo) y con un total de 9.3 kg de ración extra durante las dos primeras semanas de lactación en el lote B (azul) en la cerda y la camada [3].

Cómo elegir el nivel de alimentación correcto al final de la lactación

Al final de la lactación, muchos ganaderos tienden a maximizar la curva de alimentación y la aplican a todas las cerdas por igual. Puede que en esta práctica común no se tenga en cuenta el tamaño de la camada y, por ende, la producción de leche de la cerda [4], lo que puede conducir a una movilización excesiva en las cerdas con camadas grandes [5]. En un estudio llevado a cabo en el SEGES-Danish Pig Research Centre en 2016 – 2017 se estudiaron los efectos de la cantidad máxima de alimento administrada desde el día 15 hasta el destete el día 26 (con 6.9 kg/día, 8.0 kg/día y 9.2 kg/día) y los efectos del tamaño de camada (con 12 y 14 lechones por camada) en dos lotes de animales (aproximadamente 600 cerdas con sus correspondientes camadas). No hubo interacciones significativas entre el nivel de alimentación y el tamaño de camada y, por lo tanto, los resultados se presentan factor por factor en la Figura 2. El nivel de alimentación no afectó a la mortalidad pre-destete por igualamiento de la camada, que fue baja (3.7 – 4.4 %). El aumento del tamaño de camada de 12 a 14 lechones se manifestó en un aumento de la mortalidad en ambos lotes (la mortalidad pre-destete desde el igualamiento hasta el destete fue del 2.8 – 3.1 % en las camadas con 12 lechones y del 5.1 – 5.5 % en las camadas con 14 lechones) [1]. Sin embargo, todas las cerdas, tanto con 14 como con 12 lechones, demostraron una gran capacidad para el destete de camadas grandes en ambos lotes, lo que demuestra que las cerdas tienen muy buen oficio y, por lo tanto, las que se igualaron con 12 lechones destetaron 11.8 lechones por camada, mientras que las cerdas igualadas con 14, destetaron 13.5 – 13.6. En ambos lotes, la GMD de la camada aumentó cuando se incrementó el tamaño de camada, pero el aumento de la curva de alimentación desde el día 15 hasta el destete no afectó la GMD. Al aumentar el tamaño de camada, se incrementó la movilización de las cerdas, y maximizar la curva de alimentación fue una herramienta muy eficiente para controlar el grado de movilización (Figura 2). El siguiente ciclo de reproducción prácticamente no se vio afectado ni por el tamaño de camada ni por el aumento de la curva de alimentación y, en ambos lotes, el tamaño de camada posterior fue, de media, de 19 – 20 nacidos totales por camada.

Figura 2: Efecto sobre la GMD de la camada y la pérdida de peso de la cerda del aumento del tamaño de camada durante la lactación y el aumento de la cantidad máxima de pienso desde el día 15 hasta el destete el día 26 en los lotes A y B [1].

Manejo de la curva de alimentación en la sala de partos

La determinación del pico de alimentación de una cerda debe tener en cuenta la pérdida de peso de la cerda, la movilización de la grasa dorsal y, especialmente, el tamaño de camada. De hecho, la GMD de la camada es el principal determinante para las necesidades diarias de la cerda, pero dado que esto no se monitorea, el tamaño de la camada tiene el mayor impacto en estas necesidades. La curva de alimentación ideal es individual para cada cerda dependiendo de las características de la cerda y la camada, pero en la práctica se pueden aplicar algunas “reglas generales”. Proporcionar alrededor de 3.4 kg/día desde que entran en sala de partos hasta el parto proporciona energía para los fetos, para la producción de calostro y para tener un parto rápido. Después del parto, la curva debe aumentar diariamente y alcanzar los 5.5 – 6.5 kg/día alrededor del día 6 – 7, hasta llegar a alcanzar el pico máximo (8.8 – 9.8 kg/día) alrededor del día 14 – 15. La regla más importante sigue siendo que las cerdas que crían una camada de gran tamaño (13 – 16 lechones) necesitan mucho más alimento que las que crían 9 – 10 lechones.

El comedero dice mucho

El comedero de la cerda nos habla de su apetito y, a menudo, también de su bienestar. La Figura 3 muestra la alimentación de cuatro cerdas que fueron alimentadas muy por debajo de su apetito (A), al nivel de su apetito (B), ligeramente por encima de su apetito (C) y muy por encima de su apetito o, en este caso, la cerda tenía mastitis (RE). El SEGES-Danish Pig Research Center recomienda utilizar una curva de alimentación ajustada ligeramente según el apetito y, en general, no se recomienda la alimentación ad libitum para cerdas en lactación debido al riesgo de que algunas puedan ganar proteínas durante la lactación, lo que se ha observado en los estudios. Recuerde que un comedero lleno limita el acceso al agua limpia y, por lo tanto, el debe retirarse cualquier resto de alimento del comedero a diario.

Figura 3: En qué fijarse cuando ajustamos la curva de alimentación de las cerdas. Imágenes cedidas por Thomas Sønderby Bruun, SEGES.

Utilice fórmulas que cumplan con los estándares de alimentación daneses.

Los modelos daneses para los nutrientes deben aplicarse en las granjas que tengan Híbridas DanBred (las especificaciones de nutrientes de DanBred se pueden encontrar aquí). Las concentraciones de proteína en relación con la lisina por encima de los niveles daneses aumentarán la excreción de nitrógeno y posiblemente conllevarán una menor utilización de alimento en las cerdas en lactación [6, 7]. Además, para ajustar las recomendaciones danesas, se han utilizado ensayos de productividad a gran escala que conducen a una optimización de las concentraciones y proporciones de aminoácidos para maximizar la producción de leche con el menor contenido de proteínas posible en el pienso [8-12].

Conclusión

Como conclusión, la ración de alimento no afecta la capacidad de lactación de las cerdas hiperprolíficas DanBred, y es posible criar de 13.5 a 13.6 lechones por camada cuando se iguala el tamaño de camada a 14 lechones después del parto. La curva de alimentación, tanto en la lactación temprana como en la tardía, debe utilizarse para controlar la movilización de las cerdas y, basándose las investigaciones, la pérdida de peso de las cerdas debe ser moderada (es decir, de 5 a 15 kg), ya que esto se traducirá en un gran tamaño de camada en el siguiente ciclo reproductivo. Una pérdida de peso superior a 20 kg aumenta el riesgo de tener una camada menos productiva en el siguiente parto. La alimentación debe ajustarse diariamente y de forma individual para evitar el desperdicio de alimento y la pérdida de apetito.

 

Bibliografía

[1] Zak, L.J.; Cosgrove, J.R.; Aherne, F.X.; Foxcroft, G.R. (1997): Pattern of feed intake and associated metabolic and endocrine changes differentially affect postweaning fertility in primiparous lactating sows. Journal of Animal Science. 75:208-216.
[2] Clowes, E.J.; Aherne, F.X.; Foxcroft, G.R.; Baracos, V.E. (2003): Selective protein loss in lactating sows is associated with reduced litter growth and ovarian function. Journal of Animal Science. 81:753-764.
[3] Bruun, T.S.; Krogsdahl, J. (2020): Effect of a rapid increase in feed allowance or supplementing the diet with soy bean meal for lactating sows [Effekt af hurtigt stigende foderkurve eller supplerende sojaskrå til diegivende søer]. Publication no. 1201. SEGES Danish Pig Research Centre.
[4] Auldist, D.E.; Morrish, L.; Eason, P.; King, R.H. (1998): The influence of litter size on milk production of sows. Animal Science. 67:333-337.
[5] Bruun, T.S.; Strathe, A.V.; Krogsdahl, J. (2017): Effect of feed allowance and litter size on daily litter gain and sow weight loss [Effekt af foderstyrke og kuldstørrelse på kuldtilvækst og søernes vægttab]. Publication no. 1118. SEGES Danish Pig Research Centre.
[6] Pedersen, T.F.; Bruun, T.S.; Trottier, N.L.; Theil, P.K. (2019): Nitrogen utilization of lactating sows fed increasing dietary protein. Journal of Animal Science. 97:3472-3486.
[7] Pedersen, T.F.; Chang, C.Y.; Trottier, N.L.; Bruun, T.S.; Theil, P.K. (2019): Effect of dietary protein intake on energy utilization and feed efficiency of lactating sows. Journal of Animal Science. 97:779-793.
[8] Strathe, A.V.; Bruun, T.S.; Tauson, A.H.; Theil, P.K.; Hansen, C.F. (2019): Increased dietary protein for lactating sows affects body composition, blood metabolites and milk production. Animal.1-10.
[9] Strathe, A.V.; Bruun, T.S.; Geertsen, N.; Zerrahn, J.-E.; Hansen, C.F. (2017): Increased dietary protein levels during lactation improved sow and litter performance. Animal Feed Science and Technology. 232:169-181.
[10] Hojgaard, C.K.; Bruun, T.S.; Strathe, A.V.; Zerrahn, J.-E.; Hansen, C.F. (2019): High-yielding lactating sows maintained a high litter growth when fed reduced crude protein, crystalline amino acid-supplemented diets. Livestock Science. 226:40-47.
[11] Hojgaard, C.K.; Bruun, T.S.; Theil, P.K. (2019): Optimal crude protein in diets supplemented with crystalline amino acids fed to high-yielding lactating sows. Journal of Animal Science. 97:3399-3414.
[12] Hojgaard, C.K.; Bruun, T.S.; Theil, P.K. (2019): Optimal lysine in diets for high-yielding lactating sows. Journal of Animal Science. 97:4268-4281.
[13] Bruun, T.S.; Strathe, A.V.; Krogsdahl, J. (2017): Effekt af foderstyrke og kuldstørrelse på kuldtilvækst og søernes vægttab. Meddelelse nr. 1118. SEGES Svineproduktion, Den Rullende Afprøvning.





Back

Los clientes sacan el máximo partido a DanBred





    Regístrese para recibir nuestro boletín de noticias

    Regístrese para recibir el boletín de noticias de DanBred y obtenga las últimas noticias sobre operaciones eficientes, economía, genética y sanidad: todo lo relacionado con la producción porcina moderna.




      Doy permiso a DanBred P/S para que me envíe mensajes de correo electrónico sobre producción porcina eficaz, economía, genética y sanidad. Solo le escribiremos cuando tengamos algo importante que decir, y nunca más de dos veces al mes. Puede cancelar la suscripción en cualquier momento.

      PÓNGASE EN CONTACTO CON DANBRED

      Podemos ayudarle a realizar la transición a la genética, los suministros y el transporte de DanBred, y mucho más. Reserve una cita con nosotros y le llamaremos cuando a usted le venga bien.


      RESERVE UNA CITA AHORA